Sobre el trabajo del Ego: Personalidad-Esencia

Cualquier manifestación que implique `quiero´, `quiero esto´, `no quiero aquello´ implica que tenemos ego. TODAS las artes se colocan en un lugar ego-céntrico, es decir su `quiero´ necesita ser el `centro de atención´ para ser visto por todos. Aunque esto pareciera egoísta sólo se fundamenta si esta acción conduce al enriquecimiento del prójimo y si esto es así su valor será muy rico y si esto no es así es porque no hay consciencia y su valor es nulo.

 

Por otra parte la personalidad es todo lo exterior, todo lo que hacemos para mostrar exteriormente y ser aceptados por la masa o inducir a mostrar una imagen nuestra que queremos que los otros vean como tener el último celu, tener el flequillo de Marilyn Monroe, las zapatillas de Roddick o las opiniones de Platón.

 

La esencia es todo lo contrario, es lo que nos pertenece, es lo interior, es la hermandad hacia el prójimo, es ver al otro como a un hermano, es ver su espíritu libre de cualidades exteriores de toda índole.

 

Lo ideal sería un trabajo sobre ambas lineas personalidad-esencia, una personalidad interesante podría ayudar a conseguir logros esenciales sociales muy buenos mediante la motivación del ego. Pero lo que se observa en general es un trabajo nulo sobre la esencia: egos corrompidos, egoístas, competitivos, envidiosos, no generosos, orgullosos. Y de ahí todos los males de esta sociedad: consumo innecesario, necesidad de mostrarse, no consciencia por exacerbación del ego, ansiedad descontrolada, mal humor social constante, no entendimiento del prójimo, no compasión, no paciencia, división o creación de grupos dormidos por comodidad del ego o por inercia mecánica, indiferencia colectiva, insensibilidad social, etc. etc.

 

Ojalá esto sirva de algo.