Sobre los AMIGOS y el DESTINO...

 

La palabra `amigo´ -como todas las palabras- es llenada de una forma diferente por cada persona. Pero, ¿qué es un amigo?

 

Normalmente pensamos en un ¨amigo¨ como en alguien incondicional para estar siempre a nuestro lado hasta el fin de nuestras vidas, del mismo modo que la concepción cristiana del casamiento ¨hasta que la muerte nos separe¨.

 

Sin embargo la realidad me ha demostrado algo distinto a esto y por eso prefiero hablar de ¨compañeros de ruta¨ más que de ¨amigos¨ en el sentido tradicional.

 

¿Qué es un compañero de ruta? Una persona que siente afecto genuino por vos y comparte cosas junto a vos, estando esto relacionado a las coincidencias de ambos con respecto a sus caminos de vida, a la búsqueda personal de cada uno y al momento presente.

 

Ahora bien, recordemos para empezar que no todas las personas están buscando encontrar ¨algo más¨ en el sentido espiritual y psicológico, lo cual ya de por sí es un punto clave.

 

En segundo lugar, cuando las coincidencias (o seguir determinada meta) ya no es algo común por ambos, entonces la relación se abre, se bifurca, y esto no es malo, de hecho, ¿para qué forzar el estar con alguien que no se pone feliz de tus logros o que ya no siente interés ni felicidad por las buenas noticias de tu vida? ¿Acaso vas a dejar de ser vos o de progresar o de avanzar en determinada cuestión que sentís que es tu meta o el sentido o parte del sentido de tu existencia?

 

Y en estos casos será mejor no forzar nada ni querer cambiar al otro y simplemente aceptar las rutas del destino y dejar que todo fluya de acuerdo a la búsqueda interior de cada espíritu individual, dejando siempre las puertas abiertas al destino y sin orgullo ni rencores...quizás nos crucemos en una intersección y digamos ¨qué bueno verte¨.

 

Claro está que cuanto mayor o más veloz es el cambio de uno o las elecciones o la determinación en la meta, más ¨amigos¨ se abrirán por considerar que ¨cambiaste¨. Y creo que si el cambio es bueno para nuestra meta o realización personal bienvenido sea aunque muchas veces esto exija tomar riesgos, esto es: aceptar el cambio por más que en principio perdamos cosas que nos hacían felices.

 

Mucha gente teme al cambio y cree que ser ¨coherente¨ es pensar igual y hacer lo mismo desde hace 15 años como la famosa frase ¨yo siempre pensé igual¨, y acaso pregunto ¿siempre pensaste igual desde hace 15 años? ¿No evolucionaste nada? ¿Nada mejoraron tus patrones psíquicos, tu voluntad, tu consciencia y tu rol de servicio en esta sociedad? Todo es cambio y bienvenido sea si es para mejor.

 

Pero ¿cómo poder establecer qué es bueno y qué es malo cuando antes lo bueno era malo y lo malo era bueno? Y la respuesta es simple: todo lo que favorezca a tu meta o a tu centro magnético o a tu razón de existencia diremos que es bueno y todo lo que no favorezca a este fin diremos que es malo. Y no está mal recordar que ¨soltar¨ abre puertas ya que los ¨huecos¨ serán llenados de ¨otro modo¨ y esto genera nuevos espacios, nuevas energías, contacto con personas nuevas, nuevos pensamientos y nuevas emociones.

 

No temer al cambio de estructuras es clave y confiar en el todo y en algún plan macro del universo o energías sincronizadas para un fin más grande que el de nuestros egos también es clave. Cambio y Fé. Positividad y Amor. Fluir y voluntad consciente.

 

Besos a todos.